Sobre el Libro del Bicentenario - Dr. Rolando Costa Arduz

03 de septiembre de 2009
     Señor Director:

     El Grupo Kollasuyo solicita a usted la publicación de la siguiente carta dirigida por el Dr. Rolando Costa Arduz, al Dr. Juan del Granado, Alcalde Municipal de la Ciudad de La Paz.



     Señor Alcalde:

     El día 19 del presente mes al tomar conocimiento de la suspensión de la Reunión del Consejo Consultivo que usted preside, acudí a la oficina de mi particular amigo don Pedro Susz, quien tuvo la amable disposición de proporcionarme el libro editado bajo el auspicio de su autoridad, intitulado "Bicentenario de la Revolución del 16 de Julio. 1809-2009" Luego de haber efectuado una revisión general de dicha edición, hago conocer a usted mi indignación frente al desmerecimiento de la gloriosa Revolución de Julio como parte de las acciones de su gestión municipal.

     Si por Bicentenario debe entenderse el día en el que se cumplen 200 años de un suceso histórico y asimismo la fiesta o actos que se celebran con motivo de un acontecimiento ligado al origen de la nación, era de natural consecuencia que el contenido de esa edición tenía por destino proteger la investigación histórica proporcionando información concordante con el mandato cultural de un gobierno municipal que debe ocuparse de la difusión y preservación de los valores que enaltecen la historia de nuestra ciudad.

     La lectura y revisión del material incorporado demuestra que de los 29 artículos que conforman su estructura expositiva, ninguno se halla referido a la Revolución del 16 de Julio de 1809. Más aún, no existe en sus páginas el registro testimonial de aquel célebre acontecimiento y tampoco se consigna los nombres de los Protomártires de La Paz en la conquista de la independencia. La ausencia del registro de lauros, símbolos, emblemas y alegorías de La Paz ignorando el valor tradicional del Escudo de Armas de la ciudad y del Himno Paceño, resulta demostrativo de que la preparación de este libro exprofesamente se halla vinculado a una corriente ideológica con una complicidad de su parte, al hallarse esta conducta envuelta en los pliegues de una trama que pretende afirmar que la Revolución de Julio y la figura de Pedro Domingo Murillo son un mito y que todo acto de veneración hacia la gloria paceña no es otra cosa que sujetarse al poder colonial, efectuando homenajes a falsedades históricas, ignorando los verdaderos orígenes de la emancipación, exponiendo de modo notorio que don Pedro Domingo Murillo ha sido un verdugo de los indios.

     Justamente en la nota de presentación usted alude a que la construcción de la libertad se inició con Túpac Katari, Sebastián Pagador y Bartolina Sisa y dice como única alusión a la Revolución de Julio que fue un instante heroico. Si por instante debe entenderse una porción brevísima de tiempo o un acontecimiento sucedido de un momento a otro, resulta palmariamente demostrable que usted ignora que la Revolución de Julio es parte de un proceso y cuyo desenvolvimiento tuvo particularidades que a diferencia de un levantamiento o un alboroto, configura lo que en sociología política se llama revolución.

     Al tener entre mis manos el libro "Bicentenario del Primer Grito de Libertad en Hispanoamérica" publicado en la ciudad de Sucre en oportunidad del 25 de mayo pasado, se logra evidenciar que los 19 artículos que lo conforman, todos ellos en absoluta concordancia con el título del libro, se hallan referidos a significar con gran fervor cívico, las acciones del 25 de Mayo de 1809, proporcionando de este modo un ejemplo de responsabilidad histórica, dando lugar a la respetuosa admiración que provoca el contenido y composición de este libro. Si por título debe entenderse la palabra o frase con que se anuncia o da conocer el asunto o materia de una obra literaria, su objeto es identificar el, contenido distinguiéndolo de otros impresos similares. En la edición del libro objeto de este comentario, su título no tiene ninguna correspondencia con su contenido siendo por tanto una impostura por un fingimiento falso que induce a suponer que se rinde homenaje al Bicentenario.

     En esta nota no pretendo en absoluto cuestionar el interés indianista o indigenista de la mayor parte de su contenido por ser legítimo todo empeño de superar la injusticia del pasado colonial, pero de ahí a pretender desconocer o ignorar el aporte de La Paz y de la nación entera cuyas figuras han fortalecido la construcción del país, no es otra cosa que alinearse en el concepto en boga de país plurinacional con la obcecación de alimentar un resentimiento frente a todo aquello que no tenga el pigmento indígena. No desconozco el programa de la Colección Bicentenario por haber participado inicialmente de sus proyecciones hasta que la edición de los Diarios de la Revolución motivó una nota mía efectuando un esclarecimiento histórico. Las groseras equivocaciones de esa lamentable edición fueron superadas con un escrito de mi autoría que fue editado a cargo de la misma comisión, pero cuya entrega junto al ejemplar no ha sido cumplida como pude comprobarlo en oportunidad de la última feria del libro.

     Con referencia a la composición editorial, debe necesariamente observarse que la representación de la pintura histórica sobre Murillo ubicada en el extremo superior derecho del frontispicio no tiene correspondencia con el contenido de un texto de apariencia turística y en cuya parte inferior registra una fotografía ajena a la rememoración histórica, siendo preocupante añadir la insuficiencia editorial al no registrar pie a más de 180 fotografías, provocando una incierta conjetura respecto a las personas a quienes pertenece, el lugar y el tiempo en que se ha registrado la imagen.

     Doctor Juan del Granado, hallo oportuno recordar a usted el valor axiomático de aquella expresión que dice: "La historia es la política del pasado y la política es la historia del presente". De la reflexión que motiva este enunciado debo expresarle que si por aproximación afectiva accedí a su invitación para participar en la composición del Concejo Consultivo, hoy por convicción histórica de ser militante de una afirmación patriótica íntimamente comprometida con el respeto a los valores paceños, presento a usted mi determinación de alejarme de todo vínculo á un propósito incompatible con mi condición de representante del paceñismo del que formo parte y de la paceñidad de la que suponía formaba usted parte.

     Al admitir que su participación en el gobierno municipal adquiere relieve en la solución de los problemas urbanos, dejo ante usted claramente explicitado que mi renuncia procede de la certidumbre de identificar una conducta de su parte, alejada del interés histórico de mi ciudad lo que condiciona una situación que incompatibiliza compartir esfuerzos.

     Sin otro particular me suscribo de usted.



Dr. Rolando Costa Arduz


FUENTE:
El Diario, jueves 3 de septiembre de 2009



0 Comentarios para "Sobre el Libro del Bicentenario - Dr. Rolando Costa Arduz"


Publicar comentario
Su comentario se publicara previa verificación del titular del sitio.
Nombre Requerido
Correo Requerido (No se publicara)
Sitio Web Opcional
Código de seguridad: 8318
Escriba el codigo de seguridad:

Importante. Para evitar la suplantación de identidad, se mostrarán únicamente los primeros 3 digitos del Nombre. No incluya teléfonos, direcciones, aluciones personales, ni palabras ofensivas o impropias en sus comentarios, porque no serán publicadas. Haga un comentario constructivo en este espacio.

Lo último en el Blog Law

Como saber si tengo Diabetes?...
Como saber si tengo Diabetes?

Diplomados en: Derecho tributario...
Diplomados en: Derecho tributario

Hoja de vida...
Hoja de vida

Powered by Derechoteca.com ® 2017